Antes de Joan la vegetación de coco en Corn Island era el triple de lo que es ahora y había mucho más terreno costero que en la actualida...

30 años desde Joan, el huracán que cambió el rostro de Corn Island



Antes de Joan la vegetación de coco en Corn Island era el triple de lo que es ahora y había mucho más terreno costero que en la actualidad.

Vista de playa coco desde Woula Point, año 1960s / Copyright Wilford Downs

Era el viernes 21 de octubre del año de 1988, los Cornaileños se preparaban para la llegada de Joan, un reciente formado huracán en las afueras de la Costa Caribe nicaragüense la cual las autoridades del gobierno de Nicaragua había advertido que entraría la noche del 21 y madrugada del 22 de octubre.

Según reporte de los que vivieron el paso del huracán, los vientos empezaron a agarrar más fuerza después de las 7 de la noche, pese a que la comunidad amaneció con una calma inexplicable, “el mar estaba liso como aceite y el viento soplando normal o menos de lo normal hasta las cinco de la tarde aproximadamente; pareciera un día normal”, recalcó una lugareña.  

Alguna playa de Corn Island durante los años 40-50.
Desde días antes al enterarse de que un huracán podía tocar Corn Island algunos lugareños abandonaron la Isla buscando refugio en la costa o en el pacífico del país, mientras gran parte se quedaron buscando como asegurar sus casas, abastecerse de comida o agua y hacer cargo de su familia. 

Ya al oscurecer el día 21 se sentía el cambio en el aire, la calma con la que amaneció el municipio iba cambiando al acercarse más la media noche. A eso de las 10 de la noche el viento empezó a soplar más fuerte, el mar se “enfurecía” según describe algunos, el huracán Joan se acercaba cada vez más a las Isla de Corn Island con dirección a la costa.

El informe del INETER días antes decía“El huracán Joan desplaza sobre el mar Caribe con dirección hacia el Caribe Sur de Nicaragua, acercándose más hacia las Islas de Corn Island y la ciudad de Bluefields”. 

Ya para la madrugada del miércoles 19 de octubre Joan seguía con dirección hacia el Caribe de Nicaragua; a las seis de la tarde del mismo día dejó de ser tormenta para convertirse en huracán que amenaza a los pueblos del Caribe Sur o la recién nombrada en aquella época Región Autónoma del Atlántico Sur.
“La gente no podía dormir, más los niños, todos estaban asustados; algunos estábamos pendientes en caso de alguna emergencia; lo único que podíamos hacer era orar y esperar que pasara esta pesadilla”.  
 “Algunas familias se albergaron en las escuelas, otros en las iglesias o en casa de vecinos. Fue una noche de mucho miedo y nervios, todos orábamos para que lo peor pasara”, manifestó Maggie Halford de 80 años. 
La mañana del 22 de octubre ya todo había terminado, la paradisíaca Isla de Corn Island llena de palos de cocos, con playas extensas no se veía igual que antes. Todos los árboles estaban en el suelo, algunas casas, iglesias y escuelas destruidas. Lo verde del archipiélago de Corn Island estaban totalmente destruido, los humedales estaban sucios y contaminados, las playas no eran como antes. 


Long Bay, South End, Corn Island.
 “Recuerdo bien la mañana después del huracán, todos los árboles caídos estaban, Mount  estaba desnuda, sin árboles… desde North End podías ver directamente hacia Promar, ya que todos los árboles habían caído”, manifestó en entrevista uno de los habitantes del barrio North End. 

Corn Island fue destruida por el huracán, al igual que la ciudad de Bluefields que sufrió muchos daños materiales y pérdidas humanas. Este huracán destruyó el Caribe Sur del país justamente un año después de que el gobierno de Nicaragua declarará autónoma a las regiones del Caribe. 

 “Aún recuerdo años antes de Joan la gente decía que un huracán no podía llegar a Corn Island ya que el agua de aquí es poco hondo, pero no fue así, fue todo lo contrario, el huracán vino e hizo que desapareciera el Corn Island que todos conocía antes”.  

 “Jamás voy a olvidar aquel octubre de 1988, yo estaba en las Islas de Gran Cayman, iba de regreso a Nicaragua, estaba en Miami viarios días sin saber nada de mis familiares, frustrada para llegar a mi país, cuando llegue a Managua no había manera de ir a Corn Island, es más había personas en la capital que decía que Corn Island había desaparecido por el huracán; fueron los peores días la verdad. Después de muchos días pude comunicarme con mi familia, estaban bien, un árbol había caído en la casa de mi mamá, nada grave les sucedió”, comentaba la señora Cunningham, sentada viendo un partido de softbol. 
Hay muchos que cuentan la historia de este fenómeno y rezan para que una igual o más no suceda de nuevo, las personas más ancianas describen como eran los paisajes antes de que este huracán las destruyera. De todo esto hubo una lección que aprendió los pobladores, o por lo menos la mayoría, y era que tenían que construir sus viviendas con materiales resistentes, como de concreto por ejemplo. 

Pescadores de Corn Island

A 30 años de aquel fenómeno, Corn Island y la Costa Caribe de Nicaragua va avanzando, la construcción de más edificios y negocios son notables. La preservación de los recursos naturales y acuícolas son una de las principales prioridades del gobierno así como erradicar la pobreza en la zona, y pese a que se ha perdido mucha vegetación y costas hace tres décadas, la municipalidad de Corn Island en conjunto con el gobierno central y regional ha venido sumando esfuerzos durante los últimos años para conservar y proteger las costas, las vegetaciones, y también de concientizar a las personas sobre la importancia de ejercer acciones para erradicar los efectos del cambio climático.

Este fenómeno marco la vida de muchas personas, cambio el rostro de Corn Island, al igual que de varias comunidades de la Costa Caribe. Ahora solo queda en la memoria de muchos “el primer rostro del Edén del Caribe de Nicaragua”.