Hace 12 días emprendí uno de los viajes,  hasta el momento, más importante de mi vida. El pasado cuatro de febrero partí de suelos ...

12 días fuera


Hace 12 días emprendí uno de los viajes, hasta el momento, más importante de mi vida.

El pasado cuatro de febrero partí de suelos pinolero para poder experimentar, aprender y crecer en territorio ajeno a todo de lo que estoy acostumbrado prácticamente.

Fue un viaje bastante extenso desde la capital de Nicaragua, Managua hasta Panamá, luego tuve que volar por 10 horas sobre el majestuoso mar Caribe y Océano Atlántico hasta la Capital de los Países Bajos; luego de dos horas de vuelo desde Amsterdam llegué a mi país destino, el antiguo territorio de los Moravias y Bohemios, de castillos y ciudades que parecueran de los cuentos de adas.

Llegué en una de las épocas más frío del año. Algunos de los lugareños me han manifestado que este es uno de los inverno más largo que han tenido en los últimos años. En un inicio sentí el frio muy insoportable, pero con el paso de los días he ido acostumbrándome al clima.

Lo bueno de todo es que pude conocer la nieve, y aunque suena tal vez algo infante, siempre quise conocerlo; no pude evitar tirarme en ella y hacer un ángel de nieve como en las películas, e incluso jugar pelea de nieva con mis otras compañeras.

Hasta el momento he conocido personas de más de 10 países, cuyas creencias, costumbres y forma de vivir es muy distinta que la de las Américas o por lo menos de Nicaragua. Aun así, a pesar de ser de distintas naciones todos, hemos aprendido a compartir y a intercambiar experiencias.

Lo bueno es que ya conozco como movilizarme en la ciudad, donde ir a comer o a comprar productos para cocinar, entre otras cosas.

Ya he hecho algunos amigos, personas que a pesar de lo poco de conocerlos me hacen sentir en casa y como como uno de los suyos. Hemos intercambiado conocimiento sobre nuestras naciones, nuestra idiosincrasia y raíces.

Esta semana inicié mi primer día de clase con mucha emoción, y la verdad estoy alegre, los maestros son muy cultos, aportan bastante en un solo día y están abierto para aprender de nosotros también. Ya nos han dado un motón de cosas para estudiar, pero de eso se trata, aprender y abrir la mente a nuevas cosas.

Hasta el momento solo he podido conocer esta hermosa ciudad en la que estoy, algunos de sus antiguos edificios, ríos y sitios contemporáneos. Con el paso de las semanas espero conocer más de este territorio y sus aledaños.

Este es mi primer blog de este viaje, estaré escribiendo de vez en cuando; y también haré videos para mi canal de YouTube, para poder archivar toda mi experiencia. Queda abierto para todos ustedes también.

Posdata: Algunas serán en ingles también 😉


Děkuji za přečtení. Hezký den! :)