Netflix Netflix’s original “Young Royals” gives me the same vibes as when I watched the 2018 Italian series “Baby” a few years ago —which sw...

Netflix

Netflix’s original “Young Royals” gives me the same vibes as when I watched the 2018 Italian series “Baby” a few years ago —which swings around the life experience of several teens in modern-day Rome. I am guessing that maybe those vibes have to do with the background music because both series have a different storyline but for some reason in my head are very related. 


This new series reflects the reality of many young people around the world, not only because of topics related to discrimination because of social status, alcohol, or drugs but also regarding the fight for identity, to be oneself in the middle of a retrograde society and a family that rather stick to “traditions” than to permit one to be himself.


Netflix

Young Royals talks about prince Wilhelm, from the Swedish royal family, and his fight for self-determination and desire to escape from his royal duties and social pressure. Wilhelm is the sun of the current King and Queen, and younger brother to Erik who is first in the line of succession.


In the first episode, after acting violently at a club he attended, he was sent unwillingly to boarding school, where his life had a little twist after meeting Simon —a Spaniard-Latino character— who timely became his lover and “partner in crime”. 


As the story continues to develop in all six episodes, we see how this young prince faces a lot of pressure while trying to pursue his heart's desire, especially after his brother Erik passed away and he became the first in the line of succession. 


We see how he tries to deny his feeling on several occasions to protect his reputation because of his role as future king. Nevertheless, he always goes back to Simon where he “feels like his self” and happy. 


Netflix

He must put up with his second cousin August, who attends the same school and feels like the “big man” and tries to mentor him, especially after Erik’s death. August would stab Wilhelm in his back after exposing anonymously on the web a video he recorded of Simon's and Wilhelm´s secret adventure they had in “private”. This happened after Wilhelm exposed his cousin's financial situation in the middle of a discussion to get out of a drug consumer-related problem one of their club members was caught up in, involving all of them. August suggested they blamed Simon because he´s an outsider and is not to their “level”, this was unacceptable by Wilhelm’s, so he proposed another excuse instead of blaming Simon, while he exposed August´s situation after being annoyed by him and his sometimes-unconsidered behavior. 


August will then regret exposing his cousin on the internet after finding out that Wilhelm asked his mom to pay his cousin's tuition fee when he found out that his family was in a bad financial situation and could not afford to pay anymore. 


Despite all the ups and downs and insecurity, Wilhelm always had Simon there to listen and support him, I guess this what made the young prince fell in love with him more, but even after a while, Simon told him he had to choose what he wanted for himself.


Episode six ended with Wilhelm returning to his family for the holidays, but before he gave Simon an emotional and expressive hug in front of everyone, which was the first time he did something like that in public. While hugging Simon, he told him “I love you” then went off in his car while looking straight at the camera like back in the first episode. 


I personally enjoyed this series, mostly for the topic and notable diversity, the focus on the royal life and a situation that in real life could be true, characters that represent our modern-day diverse society, and how complicated it is for a young person to be their self, especially when they are not as society and traditions say they should be.


Any open mind person that watches this series I am sure they will enjoy it. It gives a message of hope and resiliency to those who wish to just be their selves. Hoping just for that, Netflix can bring out a second season to answer the last episode's doubts. 

  No me queda nada más que agradecer de corazón a los que se dirigieron a mí con sus muestras de cariño y buenos deseos, hoy por motivos de ...

 



No me queda nada más que agradecer de corazón a los que se dirigieron a mí con sus muestras de cariño y buenos deseos, hoy por motivos de mi cumpleaños.


La vida es un libro escrito con nuestras vivencias, y yo apenas inicio el capítulo veintitrés. Tantas cosas han pasado en dos décadas, y de cada vivencia he podido aprender y crecer como persona.


Siento que la vida le sonríe a uno, siempre y cuando sea bueno, hace y desea el bien a los demás, y hoy sonrío y agradezco por aquellos —quienes desde siempre— han orado por mí y me han deseado lo mejor en mi caminar, personas quienes me han conocido toda la vida o en el camino, y que a pesar de que no los miro o escucho de ellos tan seguido, sé que ese deseo de bien persiste y que es mutuo.


Y como en cualquier libro o película, siempre habrá sus fragmentos o escenas grises, pero no hay nada que la fe, buena voluntad y sonrisa no vence, por eso sonrío y seguiré sonriendo, por el don de la vida, los aprendizajes y momentos que suman a mi existencia.

En estos tiempos, lo único que importa es la salud, y por ello agradezco al creador por permitirme estar sano y por mantener bien a los míos y a quienes más amo.


No me queda nada más que seguir creciendo, explorando y continuar sumando a mi patria y el mundo.


Nuevamente gracias a todos por sus buenos deseos. ¡Un abrazo!


-Shayron Tower

26 de junio, 2021

  Recuerdo cuando era niño, mi papá quería inculcarme la costumbre de jugar béisbol — a como es costumbre de dónde vengo — y no pasó mucho p...

 



Recuerdo cuando era niño, mi papá quería inculcarme la costumbre de jugar béisbol — a como es costumbre de dónde vengo — y no pasó mucho para que me diera cuenta que no era lo mío, aun así, al principio no le comenté nada, y a pesar de mis faltas notorias, él creyó en mí, siguió motivando y entrenándome hasta que decidí retirarme.


Cuando tenía ocho años, me dio como regalo de navidad un set de tornillos y equipo básico para hacer trabajo eléctrico, ya que en ese momento era lo que me llamaba la atención; me enseñó a soldar cables y hacer pequeños trabajos de reparación, porque vio que me gustaba y porque me iba a servir esos conocimientos.


Mi padre intercedió por mi para que pudiera estar por primera vez en una radio emisora —donde descubrí mi pasión por la comunicación. Me llevaba siempre los fines de semana para estar al aire hasta que él y mi mamá me compraron una bicicleta para irme solo.


Cuando funde y dirigía un programa de televisión juvenil, él me apoyó varias veces con materiales y discos para que ese espacio se pudiera mantener al aire.


Mi papá es de los que no dice no con tal de que lo que uno hace o desea le va a servir para bien, sin importar cuán lejos o costo tenga. Él es sinónimo de sacrificio, fe, perseverancia y entrega por sus hijos y familia, y justamente por eso y más estoy agradecido con la vida por haberme dado un padre como él, quien junto a mi querida madre me apoyó en todos mis proyectos. Nunca estuvo ausente en los momentos más importante de mi vida. Me vio crecer y me acompañó en las etapas más difíciles, así como los más fructíferos.


Al igual que su padre —mi abuelo— él ha sabido estar ahí por sus hijos, a darles amor y apoyo incondicional, y son justamente esas las cosas que hace a un hombre un gran padre.


Gracias por todo papá.


Happy Father’s Day!


Shayron Tower

23 de junio 2021

 

 

Comúnmente las personas siempre me preguntan, ¿lo que estabas hablando es miskito?, a veces te escucho hablar en inglés y otras veces en un ...



Comúnmente las personas siempre me preguntan, ¿lo que estabas hablando es miskito?, a veces te escucho hablar en inglés y otras veces en un inglés todo raro, ¿qué idioma es?; ¿es cierto que los costeños no saben hablar inglés?, etc., etc.

Aquí les respondo con un poquito de historia y parte de lo que he recopilado por medio de mi investigación monográfica.

Obviamente no todos los Nicaribeños hablan miskito, inglés-creole e inglés estándar, pero estos son dominantes dependiendo dónde estés. Y si fuera el caso, no le miraría ningún problema.

Generalmente, en las comunidades negras o afrodescendientes, la mayoría de las personas hablan creole o inglés-creole (también llamado inglés caribeño), esto por la influencia de los británicos quienes ocuparon el Caribe nicaragüense entre los siglos XVII y XIX. El creole tiene mucha influencia del inglés estándar (para no decir americano o británico), pero su fonética y sobre todo estructura gramatical es muy distinto, esto por la mezcla de vocablos de otros idiomas que hablaban los africanos cuando fueron traídos por estos lados como esclavos.

El creole nació por la necesidad que los esclavos tenían de comunicarse entre sí, porque como fueron traídos de distintas regiones de África, no hablaban la mayoría el mismo idioma, así que juntaron palabras de sus lenguas originales —y con el tiempo, más del inglés que era la de sus amos— creando un idioma pidgin (que precisamente es la combinación de idiomas) y luego sus descendientes nacían hablando creole, porque ya eran natos de la lengua creada por sus padres.

El creole como tal, se ha venido estructurando gramaticalmente como lengua independiente desde los años 90 en Nicaragua, y se ha hecho esfuerzos para enseñarlo en las escuelas de las comunidades afro, pero son contados las instituciones públicas de educación inicial que lo enseña, aunque en la universidad URACCAN y Escuela Normal de Bluefields, esta lengua se imparte a los futuros profesionales, como materia, dependiendo de su carrera o campo de estudio por supuesto.

El inglés estándar, ha existido en la Costa Caribe nicaragüense desde la llegada de los británicos, siendo el primer idioma en la que fueron alfabetizados los lugareños que atendían o tenían el privilegio de asistir a la escuela (y digo privilegio porque un esclavo o su hijo e incluso no cualquier indígena podían estudiar con los hijos de los colonizadores) y este idioma se mantuvo como oficial en el Caribe, junto al miskito, hasta 1894 cuanto la llamada Moskitia (hoy Costa Caribe) fue anexada a la actual República de Nicaragua por el Gobierno de José Santos Zelaya.

En la actualidad, muchas comunidades negras aún conservan el inglés como idioma de lectura y predica en las iglesias, sobre todo las tradicionales como la Morava, Episcopal Anglicana, Bautista, etc. Además, en cuestiones de formalidad, los gobiernos, centros educativos y universidades caribeñas también ocupan el inglés estándar, a parte del idioma oficial del país, el español.

Sucede lo mismo con la formación académica, en comunidades de la etnia creole, la mayoría de los niños son educados inicialmente en inglés estándar, sobre todo los que han estudiado en centros subvencionados o privados (la mayoría religiosas), quienes después son introducidos al español como segunda lengua; y aunque el alumno cotidianamente interactúa en su casa, barrio o con sus amigos en un inglés no estandarizado, en este caso el creole, aprende y sabe cómo leer y escribir en inglés estándar, aunque no lo habla cotidianamente por cuestiones culturales.

Los centros educativos estatales también enseñan inglés estándar, pero como materia, y priorizan generalmente el español, aunque las clases son explicadas en inglés o creole para mayor compresión por parte del alumno.

Muchos centros académicos enseñan en español, pero se esmeran en que el alumno aprenda el inglés correctamente, ya que no existe como tal en el Caribe un centro educativo que solo te forma en inglés (solo conozco uno), siempre habrá una combinación entre el inglés, creole u otra lengua indígena (siempre y cuando ese idioma es predominante en la zona).

Existe una división entre que idioma habla o no los creoles, si es creole o inglés; en lo personal, creo que esa respuesta depende de la formación individual y expresión oral de cada quien, pero obviamente la mayoría de los negros hablan cotidianamente en creole, aunque sepan hablar, leer y escribir en inglés por su formación; es cuestión de cultura.

En el caso del miskito, es la lengua indígena con mayores hablantes en Nicaragua, y esa misma etnia lo ha podido conservar por su resiliencia y rol que jugó en la historia de la Costa Caribe. Esta lengua, se escucha por todo el Nicaribe, pero hay comunidades y municipios donde predomina más por la cantidad de población miskita que habitan ahí, e incluso otros grupos indígenas saben hablar miskito por la influencia que tiene.

La mayoría de los Nicaribeños saben hablar español porque es el idioma oficial del país y son educados en la misma, otros saben hablar inglés a la par del español o miskito porque su formación fue en bilingüe, mientras qué hay otros que e incluso han tenido una formación trilingüe.

Hay que recordar que en el Caribe nicaragüense existen varios idiomas y pueblos, y la misma Constitución Política (arto. 11), Ley de Autonomía (Ley 28) reconocen la naturaleza multiétnica y multilingüe del Caribe, la Ley General de Educación de Nicaragua (Ley 582) y la Ley de Lenguas (Ley 162) también promulgan el uso de las lenguas de la Costa Caribe.

Así que, dependiendo con que costeño interactúes, puede que hable dos o más de tres idiomas, porque así es nuestra naturaleza como Nicaribeños, la mayoría o somos bilingües o políglotas.

En el caso mío, aprendí a escribir y leer en inglés desde que inicié preescolar, se me fue sumando el español en la primaria y el creole lo he escuchado y hablado desde que tengo noción, y no me da pena hablarlo, pero al igual como con cualquier otro idioma, sé dónde utilizarlo.

Yo soy el Nicaribe, Nicaragua soy Yo soy creole, yo soy miskito, garífuna, mayangna, rama, ulwa y mestizo, yo soy la Costa Caribe, el Nicari...


Yo soy el Nicaribe, Nicaragua soy

Yo soy creole, yo soy miskito, garífuna, mayangna, rama, ulwa y mestizo, yo soy la Costa Caribe, el Nicaribe, yo soy Nicaragua, tierra de lagos, volcanes, ríos, islas, bosques, montañas y lagunas; tierra del güegüense, del palo de mayo, del rondón e indio viejo.


Yo soy Nicaragua, con sabor a coco y maíz; soy del pueblo que resistió y luchó contra las injusticias; heroica y victorioso. Yo soy del pueblo donde con una sonrisa siempre te diremos “bienvenidos, welcome, yamni balram, buiti achüluruni y yamni aiwanamana manady”.


Yo soy de Nicaragua, Nicaribe soy, soy negro, hijo de los pueblos originarios y afrodescendientes; y no me da pena decirlo, porque uno nunca debe sugerir, ni insinuar el tener pena de su origen e identidad... Sea verde , blanco , amarillo o azul.


Yo soy el Nicaribe, la Nicaragua multiétnica.  


Shayron P. Tower  / 23.10.2020

Hoy, hace un año iniciaron las compras compulsivas de papel higiénico y venta de mascarilla a un precio exagerado de +200. El Ministerio de ...


Hoy, hace un año iniciaron las compras compulsivas de papel higiénico y venta de mascarilla a un precio exagerado de +200. El Ministerio de Salud había anunciado el primer caso de la Covid-19 en Nicaragua.

 

Por suerte, tal histerismo y abusos duró poco tiempo, y la población aprendió a vivir con el virus siguiendo los protocolos de bioseguridad, como en muchas naciones del mundo.

 

A un año, Nicaragua emprende su jornada de vacunación voluntaria anti-Covid en —ya casi— todo el país, partiendo con las personas con mayor vulnerabilidad de ser contagiado.

 

Vemos que las decisiones que se tomó desde un principio en este contexto, conforme a la realidad del país, nos mantiene aún de pie, en comparación a otras naciones pequeñas como la nuestra. Golpeados por la pandemia, al igual como las grandes naciones capitalistas, Nicaragua sigue luchando y como el fénix volará alto nuevamente.

 

Recuerdo que desde las primeras semanas después del anuncio del primer caso, estábamos en los barrios levantando censo de las personas con enfermedades crónicas, renales, hipertensas (...), quienes hoy son los primeros beneficiados del anticuerpo.

 

Fue un año drástico para el mundo, de cambios y momentos impredecibles, la gratitud yace en que seguimos aquí.

 

Mi solidaridad siempre con las personas quiénes han perdido a su ser amado por este virus; mi admiración y gratitud por nuestros médicos y personal de salud, quienes han sabido atender y concienciar a la población.

 

Seguiremos de pie y adelante.