He leído en redes y una que otra portada de noticias sobre cómo hay personas inconformes que una actriz negra interpretará a la profesora Ho...


He leído en redes y una que otra portada de noticias sobre cómo hay personas inconformes que una actriz negra interpretará a la profesora Honey (Miss Honey) en la adaptación musical de la película de 1996, Matilda, en vez de una mujer blanca —como en la cinta original—, y también por la aparición de una familia homoparental en la nueva película animada de Disney Pixar, Lightyear.

A raíz de esta diminuta —y en mi opinión ridícula— discusión entre internautas, me puse a analizar sobre como muchas películas y animaciones han promovido por décadas la pedofilia, la violencia, la discriminación racial, religiosa, la xenofobia y la pornografía (e incluso en programas -13), pasándose por desapercibido por muchos, quienes quizás hoy tienen mucho que decir respecto a las mencionadas producciones.

Lo cierto es que la industria cinematográfica está yendo cada vez más por el camino de la inclusividad, donde ahora todos puedan sentirse representados o identificados, independientemente de su edad, sexo, condición física o discapacidad, religión, origen étnico, identidad u orientación sexual, nacionalidad o cultura. Una producción real, con contenidos referente a lo que realmente es el mundo en la que vivimos.

Cada persona tiene derecho de ver lo que quiere en la televisión o en las plataformas de streaming, al igual que los papas tiene la autoridad de decidir que mira o no sus hijos hasta que ellos lleguen a cierta edad, dónde tengan criterio propio y puedan tomar sus propias decisiones.

En lo personal, aplaudo la iniciativa de muchas industrias y plataformas de querer hacer visible los sectores, las expresiones, culturas y personas que históricamente siempre han sido excluidos —no solo en la gran pantalla, sino en nuestra sociedad—, igual por querer fomentar el respeto y la tolerancia.

Necesitamos siempre de contenidos que se asemejan a la realidad y no de un cierto sector, sino de todos. La televisión educa e inspira.

Crecer, envejecer, madurar —o a como lo queramos llamar— implica dejar atrás algunos hábitos, ambiciones e individuos, cerrar capítulos. Nue...


Crecer, envejecer, madurar —o a como lo queramos llamar— implica dejar atrás algunos hábitos, ambiciones e individuos, cerrar capítulos.


Nuestro andar se trata de superar etapas —sean buenas o no—, vencer el sentimiento de nostalgia o de melancolía que nos persigue en ocasiones, aferrándonos a lo que fue.


Seguir nuestro camino por esta realidad prefabricada llamada vida es nadar en un mar de probabilidades, recorrer un campo en plena primavera y otoño, o perseguir el abismo del extenso azul.

Al final, el pasado-presente-futuro es y será consecuencia de lo que era y es todo. Existir con un propósito, la razón de seguir andando.

Shayron Tower
11.06.2022

Este es un resumen de la recopilación hecha a través de investigación en libros, entrevistas a comunitarios, músicos e historiadores locales...


Este es un resumen de la recopilación hecha a través de investigación en libros, entrevistas a comunitarios, músicos e historiadores locales con el fin de documentar la historia del Maypole en Corn Island y conocer como se celebraba tradicionalmente en la isla. Es la primera versión de una publicación extensa que se espera esté listo en los próximos meses.


A pesar de que hoy el Maypole (Palo de Mayo) se celebra muy poco en Corn Island ―en comparación con otros municipios de la Costa Caribe―, este paraíso del Caribe Sur fue uno de los primeros lugares de la Mosquitia (hoy Costa Caribe) donde se empezó a celebrar.


Su llegada a la isla fue con la ocupación no oficial de los colonos ingleses en esta zona de Centroamérica, quienes trajeron consigo —además de esclavos africanos— muchas de sus costumbres y tradiciones.


El Maypole se celebraba en Europa —en muchos países el primero de mayo— para darle la bienvenida a la primavera y agradecer a los dioses de la naturaleza. Los romanos, por ejemplo, adoraban a Flora, los griegos a Maia, los nigerianos a Oshun, las tribus de África Occidental a Hare Ke y los egipcios a Isis, todas estas deidades relacionados con la naturaleza, la nueva vida y la fertilidad.


La mayoría de estas creencias provienen de las religiones célticas paganas. Los nativos americanos y de Oceanía también adoraban a sus propios dioses de la fertilidad y de la naturaleza. Esto era muy común antes de la expansión del cristianismo.


Aunque los principios o creencias en la que se originó esta festividad estuvieron presente en todas las civilizaciones antiguas, es evidente que la influencia del Maypole que conocemos hoy día proviene de Europa, precisamente por la manera como se celebra, pero retomó muchos elementos de la cultura africana, sobre todo de África Occidental, como la música, los colores fuertes y vivos.


Mucho antes de la Emancipación de la Esclavitud (1841) se celebraba el Maypole en Corn Island, esto porque los colonizadores procuraban mantener sus tradiciones pese a estar lejos de su país de origen, los mismos esclavos empezaron a retomar esta costumbre combinándola con elementos de sus propias creencias ancestrales.


Luego de la abolición de la esclavitud, con el tiempo, negros y blancos —y sus descendentes— celebraban juntos el Maypole, evidenciando no solo el proceso de transculturización que dio origen a la etnia creole, sino también la evolución de una de las celebraciones más simbólicas para los anglosajones en aquella época. 


¿Árbol o palo con cintas?


Al igual que muchos lugares del Caribe de Nicaragua, el Maypole se baila alrededor de un árbol y no alrededor de un palo con cintas —a como se baila en Europa y muchos países del Caribe como Grenada, Jamaica y Cuba. 


En el caso de Corn Island, según el músico Charles Hodgson, el árbol de guaba (bribri tree) es el original para bailar Palo de Mayo en las islas, donde comúnmente se corta una rama y se decora con frutas de la temporada y postres como sodacake y dropscake (pudines); no colgaban cintas en el árbol, esta costumbre se incorporó más adelante para ornamentar. 


¿Cuándo iniciaba y qué días se celebraba?


Arrancaba el primero de mayo con la siembra del árbol, luego en el transcurso del mes se realizaba los fines de semana en diferentes barrios, sobre todo Quinn Hill, South End, Sally Peachie y North End, ya que eran donde vivía la mayor parte de la población.


A veces las celebraciones se hacían “en la mejor luna”, es decir, en luna llena o en cuarto menguante.


¿A qué hora comenzaba la celebración y que hacían?


Comenzaba generalmente entre las tres y cuatro de la tarde con juegos tradicionales como Brown Girl in the Ring, Cacho, London Bridge is Falling Down, Downs on the Carpet, entre otras.


Los niños eran protagonistas de este espacio de juegos y cantos, luego más noche empezaban los bailes que estaban a cargo de los adultos. La fiesta terminaba a media noche con la caída o bajada del árbol, donde se repartía todo lo que estaba colgado en ella. 


¿Y la música?


Reconocidos artistas cornaileños como Vertic Hodgson, Becca, White Boor, Shubor Moses, Renald White, Lenny Downs, Peter Lampson, Rashfer Hamilton y Wilford Downs (Toto) eran algunos a cargo de animar la celebración con música en vivo. Todos los bailes se hacían al son de los instrumentos rústicos como la guitarra, el banjo, tambores, etc. 


Muchos de estos artistas eran de Sally Peachie, por ello el nombre de dicho barrio, que, entre otras cosas, significa “alegría, fiesta…”. 

  

En Maypole también hacían concursos de composición de canciones, donde las letras de las mismas estaban relacionadas con sucesos locales o sobre algún personaje reconocido.  


Las canciones eran del género mento, calipso y soca; los bailes se combinaban con movimientos del schottische (shaties— a como lo escriben algunos), waltz y polka.


 ¿Qué comían o bebían en las celebraciones?


Según relatos orales, los locales tomaban fresco de jengibre (ginger beer) y tualbi (twualbi) una especie de chicha que contenía alcohol. También comían pudines (dropscake), queque de malanga, de coco, soda cake, sailor cake, entre otros.


¿Quiénes organizaban el Maypole? 


Desde su llegada a Corn Island eran los mismos pobladores quienes lo realizaban para compartir y celebrar la época, cuando brotaban las flores y abundaban las cosechas de frutas como el mango, guaba y piña. 


Luego de los ochenta la celebración fue incorporada en la agenda del gobierno y fue transformándose eventualmente, siendo los que se encargaban de organizarlo principalmente. 


El Maypole era una celebración que en Corn Island se hacía para fomentar la convivencia sana entre locales, creando un espacio de recreación sana donde el talento local predominaba. 


El atuendo original eran vestidos que cubrían prácticamente cualquier parte visible del cuerpo de las mujeres y el hombre utilizaba trajes formales y no tan sueltos. 


Esta es parte de nuestra herencia ancestral, parte de nuestra historia.


¡Salvemos esta tradición!

Lo que nació como un proyecto de comunicación digital, se convirtió en una iniciativa al servicio de la comunidad, sobre todo para la niñez,...


Lo que nació como un proyecto de comunicación digital, se convirtió en una iniciativa al servicio de la comunidad, sobre todo para la niñez, adolescencia, el medioambiente; buscando también salvaguardar el patrimonio cultural e histórico, siendo los medios digitales y la educación la mayor herramienta para este proceso de transformación social.


Actividad de Día del Niño realizado por Generaciones de Cambios en Corn Island (2018)
Hace diez años surgió la idea de crear un espacio en redes sociales para promover la identidad y cultura de Corn Island, pero ese fue el punto de partida para que esa misma iniciativa se transformara en un espacio ―no solo en redes― para apoyar a las actividades y quehacer de la niñez y adolescencia, para fortalecer sus capacidades, visión y plan de vida, así como buscar maneras de promover y conservar la cultura local y el medioambiente.

Es así como nació STS Initiative, para servir y acompañar los procesos que impulsa a las personas a ser mejores, de contribuir en hacer el mundo un lugar mejor, donde los valores como el respeto, la igualdad, equidad y trabajo en equipo predomina, siendo la educación pilar fundamental en este proceso.

Producción del segmento "¿Qué contás?" de Nicaragua Ahora (hoy Diario La Metrópolis)
Durante toda esta trayectoria, hemos apoyado en la promoción de la cultura local, acompañar y ayudar a jóvenes organizados y no organizados, contribuir en procesos de capacitación, jornadas ecológicas, académicas, entre otras.

Hoy día, STS Initiative cuenta con varios subproyectos o iniciativas, Generaciones de Cambios, siendo la más antigua, donde el apoyo al sector niñez y adolescencia es prioritario, luego está Diario La Metrópolis, un espacio digital donde se impulsa las habilidades de estudiantes y aficionados de la comunicación, así como los valores propios del proyecto.

Adolescentes y jóvenes del Movimiento Juvenil Generaciones de Cambios (2016)
También esta The Corn Islands Virtual Library, o Biblioteca Virtual de Corn Island, un recién proyecto que pronto será lanzado, que busca inmortalizar la historia, identidad y cultura de las islas de Corn Island.

Un proyecto que, desde el seno de la identidad local, con amor a la madre naturaleza y esperanza en las futuras generaciones, busca contribuir en hacer del mundo un lugar mejor, a través de sus distintas iniciativas o subproyectos.

¡Feliz décimo aniversario, STS Initiative!

A casi ocho meses de haber presentado los resultados finales de mi tesis monográfica para concluir mis estudios de licenciatura en Comunicac...


A casi ocho meses de haber presentado los resultados finales de mi tesis monográfica para concluir mis estudios de licenciatura en Comunicación Social, después de siete años, regresé a mi antiguo colegio para compartir parte de mi trabajo.

El día 6 de mayo de 2022, tuve el privilegio de regresar al Colegio Bautista Ebenezer, donde estudié por cinco años la secundaria, para poder compartir con el claustro de docentes y estudiantes los resultados de mi tesis monográfica de pregrado «Valoración del uso cotidiano y aprendizaje formal de la lengua creole en el municipio de Corn Island de la Región Autónoma Costa Caribe Sur de Nicaragua» y también para hablar sobre la importancia de sentirse orgulloso de nuestras raíces como caribeños y personas afrodescendientes.

El espacio se me fue concedido por la dirección del centro escolar, donde pude presentar ante toda la secundaria los resultados de este estudio, además sobre como llegó a existir la lengua que habla las personas creoles y cuál es el rol del inglés estándar en Corn Island.

Además de los estudiantes y docentes, también me acompañaron en esta presentación algunas personas quienes contribuyeron en el desarrollo de mi investigación y familiares. Al finalizar mi presentación, entregué un ejemplar de la monografía a la biblioteca del colegio, para que pueda servir como referencia para futuras investigaciones y para enriquecer los conocimientos de los estudiantes.

Sin duda alguna, fue gratificante regresar donde recibí mi formación preuniversitaria y hablar en el mismo podio donde solía compartir en determinados momentos cuando era estudiante.

Sometimes I lose track of the days and suddenly forget that time is not static, and that we will never be the same we were a year or ten yea...


Sometimes I lose track of the days and suddenly forget that time is not static, and that we will never be the same we were a year or ten years ago.


We are constantly searching for ourselves in other people, in music, movies, poetry, books, or even in the past, losing our minds in time itself.


What does it mean to be happy? it's the feeling that you belong somewhere somehow —no matter where or who you are with.

Happiness means being yourself and enjoying the simplicity of life, a cold and rainy morning, a cloudy evening, the sunset, and the sound of the ocean at night.

It's the smile that an old photograph brings to your face, happiness is enjoying your grandparents, parents, siblings, and friends' company.

A simply sound or smell, a memory of some kind, an honest hug, or a long walk at night. A good book, movie, or series.

Being happy is not a choice, it's a lifestyle that can even be found in nostalgia, bringing joy to our hearts.