En 2016 tomé la decisión de aplicar al examen de admisión de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León, con la intención de estudi...

Lo logré


En 2016 tomé la decisión de aplicar al examen de admisión de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, León, con la intención de estudiar la licenciatura de Comunicación Social, para fortalecer mí ya pasión por los medios de comunicación y la fotografía, que había descubierto años atrás siendo locutor de radio, fundador del primer programa de televisión de Corn Island y de divulgar en redes sociales el acontecer cultural y social de mi municipio.

Durante mi preadolescencia, descubrí que mi inclinación siempre fue entorno a la promoción de la cultura local y el trabajo a favor de la adolescencia y juventud de mi natal Corn Island y la Costa Caribe de Nicaragua, el cual pude relacionar perfectamente con las ciencias de la comunicación, y utilizar los medios tradicionales y digitales para concientizar a las personas y promover mis raíces.

Al ir a la universidad, a más de 500 kilómetros de casa, tuve que pausar o dejar atrás mi vida y rutina que ya había emprendido durante los últimos seis años, pero ir a estudiar a León me hizo crecer más como persona y me sumó importantes conocimientos, experiencias que me forjó a seguir adelante.

Estar lejos de casa por tanto tiempo me hizo enorgullecerme más de mis raíces, y me permitió promoverlo entre aquellos que deseaban conocerlo o desconocían de ella. Lleve y sigo llevando con orgullo ese sentimiento de pertenencia de donde soy y la seguiré llevando a donde quiera que vaya, y es ese sentimiento que justamente me motiva a seguir creciendo y ayudar a otros, porque ese fue el valor que me legó mis progenitores y abuelos, de aportar y apoyar a los demás a medida que sea posible.

Decenas de sonrisas, días de soledad, de angustia y enojos fueron parte de las que viví durante mi trayecto universitario, el de tener que adaptar y dar tres veces más de lo que estaba acostumbrado fue lo que forjo el profesional que hoy soy en día, que con orgullo servirá a los demás y a su amada patria.

La universidad me dejo grandes aprendizajes, no solo en la rama de las ciencias, sino en otros ámbitos, me hizo crecer como líder, me permitió acercarme y ayudar a los demás, de salir de mi zona de confort, de formar parte de procesos históricos... Me permitió conocer la otra mitad del mundo, que igual dejo un gran legado en mi corazón y sumó a mi formación, tanto personal como profesional.

Mi gratitud a mis padres, quienes, son ejemplo claro de amor y apoyo incondicional, a mis hermanas por estar siempre presente, a mis abuelos por sus consejos, a mis docentes y a cada individuo que contribuyó a mi formación durante mis años de la universidad.

Toca seguir creciendo y aportando al desarrollo de mi país, a enorgullecerse cada vez más de mis raíces, porque vengo de grandeza al igual que mi nombre, y ese honor persistirá en mí y la llevaré conmigo para siempre, seguiré al servicio de los demás y con amor incondicional hacia mis raíces, que es lo más importante. 

“Todo lo que hago, lo hago con amor y con vocación de servicio, para honrar a mis ancestros y nombre, que es el reflejo claro de dónde vengo y quien soy”. 

Lo mejor está por venir.